Señales de un sistema inmune débil y cómo reconocerlas | Redoxon®

Comparte en :

6 señales de un sistema inmune débil y cómo reconocerlas

El sistema inmune es el conjunto de defensas del cuerpo en contra de bacterias y virus que puedan hacerle daño. Ahora es cuando más necesitamos tener sistemas inmunes fuertes para luchar contra cualquier infección respiratoria. Un sistema inmune saludable requiere de tener buenos hábitos, como una alimentación equilibrada y ejercicio regular, y se debilita si tienes hábitos que dañan tu salud. Echa un vistazo a la siguiente lista y hazte las preguntas: 
-    ¿Sueles experimentar episodios de resfríos o gripe?
-    ¿Tienes alguna otra enfermedad (p. ej., diabetes)?
-    ¿Tienes problemas de peso? 
-    ¿Llevas una vida estresante? 
-    ¿Duermes de manera irregular?
-    ¿Fumas?
-    ¿Bebes alcohol en exceso? 

Si respondiste que sí a una o varias de estas preguntas, es posible que tu sistema inmune no esté en óptimas condiciones. Analicemos 6 señales de debilidad inmunitaria y lo que puedes hacer para ayudar a las defensas naturales del cuerpo a combatir infecciones.

  • Estrés. Es posible que hayas notado que luego de un proyecto importante o de una experiencia emocional fuerte, algunas veces te enfermas. Esto ocurre porque el cuerpo secreta cortisol (la hormona del estrés), que afecta la habilidad de la piel de impedir el paso de ciertas bacterias y de algunos virus y hongos. El estrés continuo afecta en el desarrollo de las células inmunes del cuerpo, y no les permite luchar contra las infecciones respiratorias.
  • Infecciones frecuentes (resfríos o gripes): Sufrir constantes episodios de resfrío o gripe al año puede ser una señal de tener un sistema inmune debilitado. Cuando tienes gripa, tu sistema inmune trabaja a máxima potencia, sube la temperatura del cuerpo y produce fiebre para luchar contra la infección. La garganta te duele porque las células de las vías respiratorias producen inflamación para intentar evitar que el virus siga avanzando. Si enfrentas muchas infecciones en un año, tu sistema inmune genera mucha tensión en tu cuerpo porque necesita producir anticuerpos a un ritmo acelerado.
  • Cansancio y fatiga: Si sientes cansancio, por más que duermas muchas horas, puede ser una señal de que tu sistema inmune está debilitado1. Una mala calidad de sueño afecta la capacidad regenerativa de la piel, lo que puede dificultar la recuperación tras lesiones o la lucha contra infecciones.
  • Alteraciones en el peso: Si tu peso no es adecuado para tu altura (es decir, si tienes sobrepeso, obesidad o bajo peso) es posible que tu sistema inmune se vea afectado. Si tienes sobrepeso2, un aumento en las células adiposas puede incrementar las células inmunes que secretan ciertos químicos, lo que produce una inflamación crónica que puede afectar la habilidad del cuerpo de absorber nutrientes esenciales. Si tienes bajo peso con deficiencia nutricional, es casi seguro que tu sistema inmune está debilitado, los huesos pueden estar más frágiles, y es posible que sientas cansancio todo el tiempo4. Ningún extremo es bueno para el buen funcionamiento de tu sistema inmune.
  • Las lesiones tardan más tiempo en curarse3: Si has notado que algunas lesiones pequeñas tardan bastante tiempo en sanar, es posible que se deba a que el sistema inmune está debilitado. El motivo de esta demora en el tiempo que tarda una lesión en sanar puede ser una inflamación crónica, o incluso la edad, ya que nuestro sistema inmune empieza a debilitarse con el paso de los años.
  • Problemas estomacales: Si las bacterias buenas y malas del estómago se desequilibran, ello puede ocasionar que el sistema inmune trabaje a toda marcha. A su vez, eso puede producir diarrea, constipación y gases. Por lo general, se debe a una insuficiencia de bacterias “buenas” en el sistema digestivo.

¿Qué puedes hacer para fortalecer tu sistema inmune?

Si has notado o presentado algunas de las características de un sistema inmune debilitado señaladas previamente, no todo es malo. Si quieres saber cómo fortalecer tu sistema inmune, aquí te mostramos algunos pasos simples que puedes seguir para hacerlo. Comienza a tener hábitos saludables lo antes posible con solo cumplir algunas normas simples que encontrarás a continuación:

  • Para evitar infecciones respiratorias, lava tus manos regularmente con jabón y agua, o con alcohol en gel. Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca con las manos sucias.
  • Lleva una alimentación saludable y equilibrada que incluya muchas frutas y verduras frescas. Así, tu cuerpo tendrá las vitaminas y los minerales necesarios para una función inmune óptima. También puedes consumir vitaminas como Redoxon® para ayudarte a complementar los niveles de micronutrientes que tu cuerpo necesita diariamente.
  • Haz actividad física regular para reducir el estrés y mejorar la circulación. Estos factores son muy importantes para una función inmune saludable.
  • Duerme bien. Duerme 8 horas todas las noches y verás cómo el sistema inmune se recupera más rápido.
  • Disminuye el estrés. Si notas que hacer actividad física regular y una rutina de sueño saludable no son suficientes para reducir tus niveles de estrés, puedes probar métodos de relajación como la meditación y el yoga.

Referencias::

  1.  Andersen CJ, Murphy KE, Fernandez ML, Impact of Obesity and Metabolic Syndrome on Immunity, ADVANCES IN NUTRITION, Volume 7, Issue 1, January 2016, Pages 66–75, https://doi.org/10.3945/an.115.010207
  2. https://www.nhs.uk/live-well/healthy-weight/advice-for-underweight-adults/
  3. Ellis S, Lin EJ, Tartar D, Immunology of Wound Healing, Current Dermatology Reports 7(6), September 2018
  4. Morey JN, Boggero IA, Scott AB, Segerstrom SC, Current Directions in stress and Human Immune Function, Curr Opin Psychol. 2015 Oct 1; 5: 13–17.
  5. Natelson BH, Haghighi MH, Ponzio NM, Evidence for the Presence of Immune Dysfunction in Chronic Fatigue Syndrome, Clin Diagn Lab Immunol. 2002 Jul; 9(4): 747–752.

1. How to prevent infections. Harvard Medical School, 2016. (Accessed 10/02/2020, at
https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/how-to-prevent-infections.)

2. Gombart AF, Pierre A, Maggini S. A Review of Micronutrients and the Immune System-Working in
Harmony to Reduce the Risk of Infection. Nutrients 2020;12.