Comparte en :

Resfriado común y gripe: las enfermedades humanas más comunes

Fiebre, dolores y molestias, estornudos, congestión nasal, tos: ¿quién no ha tenido estos síntomas? Por lo general, la causa es un resfriado o una gripe. De hecho, el resfriado común es la enfermedad humana más frecuente1, y se registran entre 3 y 5 millones de casos graves de gripe (influenza) al año2.

El sistema inmune contra el resfriado común y la gripe

Una vez que se detecta una infección respiratoria, el sistema inmune amplifica sus defensas para combatir al agente patógeno (microorganismos infecciosos). La fiebre es la respuesta del cuerpo como mecanismo de defensa al levantar la temperatura del cuerpo y combatir la infección respiratoria. Una función inmune saludable puede contribuir a acelerar la recuperación y prevenir cualquier tipo de complicación respiratoria posviral3.

Prevenir un resfriado común o una gripe

Si bien prevenir un  resfriado común y  la gripe se torna más complicado durante el otoño y el invierno, existen algunas reglas simples que puedes seguir para disminuir el riesgo de infección.

Madre e hija haciendo ejercicio y estirando juntas
  • Alimentación saludable: Llevar una alimentación saludable y equilibrada es vital para gozar de buena salud; eso no es ningún secreto. La alimentación adecuada se asocia con la respuesta inmune del cuerpo4. Una alimentación equilibrada debe incluir, todos los días, frutas y verduras de hoja verde, pan integral, cereales, una cantidad moderada de lácteos y una pequeña cantidad de carne y de pescado.
  • Vitaminas y minerales: Si seguimos una alimentación saludable y equilibrada, aportamos al cuerpo los niveles adecuados de vitaminas y minerales esenciales. Sin embargo, para asegurarte de que tu cuerpo reciba todo lo que necesita para gozar de un sistema inmune saludable y fuerte, puedes añadirle a tu alimentación vitaminas como Redoxon®.
  • Vacunación: Cualquier persona puede vacunarse contra la influenza cada año a partir de los seis meses de vida6. Consulta a tu médico antes de vacunarte para confirmar si no hay alguna razón para evitarlo, por ejemplo, si tienes alergias o alguna otra afección que contraindique la vacunación.
  • Buena higiene: La clave para prevenir enfermedades radica en disminuir la exposición a los gérmenes. Por lo tanto, tener una higiene óptima se vuelve incluso más importante cuando intentas mantenerte saludable3. Siempre debes lavarte las manos minuciosamente antes de tocar algún alimento o de cocinar, y antes de colocarte los lentes de contacto o de realizar cualquier tipo de actividad para la que necesites tocarte los ojos, la cara o la boca.
  • No compartir objetos personales: Una sola persona enferma puede contagiar el virus de la gripe a una familia entera o a un grupo de compañeros de trabajo3. Esto sucede porque el virus de la gripe puede sobrevivir hasta 24 horas en la mayoría de las superficies, lo que le da tiempo para infectar a muchas personas. No compartas ningún objeto personal, como cepillos de dientes, toallas, ropa, utensilios de cocina o vasos.
  • Hacer ejercicio: Ejercitarse a diario contribuye a que el sistema inmune se mantenga saludable3, reduce el estrés y la inflamación, y estimula los glóbulos blancos para que ayuden al sistema inmune a combatir las infecciones.
  • Relajarse y dormir bien: Existe una correlación entre el estrés mental prolongado y la enfermedad física3. Por ello, evitar el estrés y dormir bien fortalece el sistema inmune y contribuye a mejorar la salud en general.

¿Qué debo de hacer si tengo  resfriado común o una gripe?

Ya sea que tengas un  resfriado común o una gripe, tu médico siempre será la persona indicada a la cual recurrir para que te recete el tratamiento y los medicamentos adecuados. Sin embargo, puedes aplicar las siguientes recomendaciones para aliviar los síntomas mientras el cuerpo combate la enfermedad.

  • Quédate en casa y descansa. Deja que tu sistema inmune haga su trabajo en paz y evita propagar el virus en tu ámbito de trabajo o entre tus amistades.
  • Mantén un buen nivel de hidratación. Puedes beber agua, jugo de fruta, sopa de pollo o incluso bebidas para deportistas. El cuerpo necesita líquido para evitar que se produzcan congestiones en los senos nasales y en los pulmones.
  • Aumenta los niveles de humedad. Los atomizadores y los humidificadores pueden ayudarte a aliviar la congestión nasal, sobre todo si el ambiente dentro de tu hogar es seco.

Referencias:

  1. Eccles, Ronald; Weber, Olaf (2009). Common cold. Basel: Birkhäuser. p. 3. ISBN 978-3-7643-9894-1. Archived from the original on 8 May 2016.
  2. Nguyen HH et al, What is the global incidence of influenza? https://www.medscape.com/answers/219557-3459/what-is-the-global-incidence-ofinfluenza#:~:text=The%20duration%20and%20severity%20of,about%20250%2C000%20to%20500%2C000%20deaths.
  3. How to prevent infections. Harvard Medical School, 2016. (Accessed 10/02/2020, at https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/how-to-prevent-infections.)
  4. Song et al, 2019; Patel et al 2012 and Gombart et al 2020.
  5. Gombart AF, Pierre A, Maggini S. A Review of Micronutrients and the Immune System-Working in Harmony to Reduce the Risk of Infection. Nutrients 2020;12.
  6. https://www.cdc.gov/flu/prevent/vaccinations.htm